Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

martes, 28 de febrero de 2012

Puerta trasera

Hoy hemos sabido que el agujero contable heredado del PSOE es de 26.500 millones de euros más de los declarados por la Sra. Salgado.

La situación, a día de hoy, se antoja desesperada para nuestro país.

Con un déficit real del 8.51%, más de dos puntos por encima de lo que nos contaba el gabinete de Zapatero, y un cierre de déficit de 91.000 millones en 2011, tenemos que ser consecuentes con las políticas que nos han llevado hasta esta situación.

Por mucho que se empeñe la izquierda más analfabeta y más ideologizada, no podemos obviar que el responsable de esta situación se dedica a contar nubes en Somosaguas, subvencionado con más de 150.000 € al año de los presupuestos generales del Estado. Por todos nosotros.

Y, si bien legalmente a día de hoy no podemos pedirle responsabilidades penales por sus actos irresponsables, sí es cierto que deberíamos pedirle responsabilidades políticas y, sobre todo, éticas ¿De verdad que este señor no tiene cargo de conciencia por lo que ha hecho?

Una gran mayoría de los españoles, ya hemos castigado esas políticas en las urnas y le hemos otorgado una mayoría suficiente al sr. Rajoy para que, con las medidas que el propio PSOE no se atrevió a acometer, nos saque de este atolladero.

Los recortes son inevitables. Los ajustes necesarios y la austeridad debe de ser la bandera de la política de los próximos años. Hay que pagar los réditos de los errores anteriores. Hay que abonar un peaje por la cobardía de aquellos que no quisieron o no supieron afrontar la situación cuando era necesario. Hay que apechugar con las consecuencias de la ineptitud de los que hoy se lavan las manos y echan balones fuera sin el más mínimo atisbo de remordimiento.

Pero hay algo muy preocupante. La falta de autocrítica y de renovación de las políticas del partido que nos gobernaba hasta hace menos de 60 días.

No sólo no hacen autocrítica, sino que vuelcan la frustración de su cobardía política sobre el PP e incendian las calles para intentar llevarnos a una situación de conflicto en el que sacar rédito político y electoral, ahora que se acercan los comicios andaluces.

Sinceramente, no entiendo la actuación de las bases del socialismo. Hay que ser muy indigente intelectual para no darse cuenta de la manipulación a la que están siendo sometidos. Y muy tonto para creerse las patrañas de los que los manipulan.

Si yo fuera votante, afiliado o simpatizante del PSOE, no podría por menos que sentirme defraudado por la élite del partido y estaría todo el día, erre que erre, pidiendo explicaciones del fracaso a quien me representa.

Mintieron a todos los españoles con la esperanza de parar el golpe que se les venía el 20 N y no lo consiguieron.

Mintieron a todas sus bases en los mítines. En su cara. Sin medias tintas. Y todo para intentar mantenerse en el poder. Para asegurarse su sueldo público a costa de aquellos a los que engañaban.


Lejos de sentirse defraudados y de pedir un cambio de rumbo y un giro en su política, las bases votantes del PSOE ahondan más en la ideología que les ha llevado al fracaso, con un líder que estaba en el ejecutivo que nos ha llevado a la tasa más escandalosamente obscena de paro de nuestra historia. En vez de pedir explicaciones y cabezas, jalean esas decisiones que, supuestamente, el año pasado nos llevaba a unos niveles de austeridad históricos y que han  terminado en un déficit un 41% mayor que el que nos aseguraron que habría. 5.300.000 personas están en el paro por las políticas de este socialismo rancio e involutivo; mas preocupado por el pasado que por el futuro de los españoles.

Amigo/a socialista: Al resto de los españoles nos mintieron. A tí, te engañaron. Es triste verte así. Hecho un guiñapo en manos de los que te han dejado en el paro y ahora no son capaces de entonar el mea culpa.

Se que tú, amigo socialista al que me dirijo, sufres. Sufres por la ineptitud de los que te dirigen. Sufres porque no ves alternativa. Sufres porque no ves solución de renovación en tus ideales. Sufres porque tus ideales se estancan. Y sufres porque ves que, con la doctrina actual, ves muy difícil volver a verte a ti mismo como triunfador.

Y, por eso, te rebelas. Y lo entiendo. Pero mira bien hacia quién diriges tus dardos porque el continuismo no hará más que ahondar en tu desgracia.

En tu pobreza.

En tu frustración.

Los problemas de tu partido, amigo socialista, no nacen del PP.

Ni siquiera de Franco o de la posguerra.

Pregúntate quien ha plantado ante ti los árboles que no te dejan ver el bosque y asume la respuesta, amigo socialista. Solo así podrás solucionar los problemas que te hacen sufrir.

Sino lo haces, tú y los tuyos estáis abocados a la desaparición por la puerta trasera de la historia.

jueves, 23 de febrero de 2012

La democracia por bandera

El estado de crispación general generado desde la izquierda, convierte las calles en un campo de batalla.


¿Jóvenes? estudiantes dialogan, pacificamente, con un agente de policía



Francisco Largo Caballero
Desde los tiempos de Pablo Iglesias o Largo Caballero, el socialismo español ha sido, básicamente, antidemocrático y beligerante.

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la Revolución”. Largo Caballero, 20 de Enero de 1936. Mitin del PSOE en Linares.

“Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos". Largo Caballero en El Socialista, Noviembre de 1933.

Pablo Iglesias, fundador del PSOE y UGT

Casi 80 años después, la actitud del socialismo español no ha cambiado en absoluto.

Su doctrina de cabecera le lleva a ver como una anomalía que el pueblo le de la alternancia de poder a la derecha, tal y como dijo Pablo Iglesias:

"Este partido (el PSOE) está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones" (Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados del 5 de Mayo de 1910).",

Ahora la radicalidad izquierdista sale a la calle a poner en marcha esas doctrinas trasnochadas.

Menos de 60 días han bastado para que los enfrentamientos hayan empezado. 7 años de adoctrinamiento en las aulas con la tristemente famosa "Educación para la ciudadanía" han bastado para que en nuestros hijos haya calado el discurso guerracivilista de lo mas reaccionario de la izquierda española; o la basura ideológica de Compromís que, no solo les agita y manipula para enviarlos a llevarse los coscorrones que ellos no tienen cojones a recibir mientras miran desde la barrera de manera cobarde, sino que les da cobijo virtual en sus servidores para esparcir cuanta mas mierda, mejor y, luego, les niegan como san Pedro a Jesucristo dejándoles a los pies de los caballos.

Así de pusilánimes son.

Panfleto repartido en las manifestaciones de Valencia del
20 de febrero de 2012
La supuesta progresía de este país no soporta la idea de que la derecha "ultraconservadora" haya sabido avanzar con los tiempos y se haya convertido en una ideología moderna, acorde con el siglo y el tiempo en el que vivimos, capaz de tomar decisiones en base a su preparación y valiente de cara al futuro; mientras ellos se han quedado anclados en  el 36, deseando movilizar (una vez más) a las masas más reaccionarias para provocar una nueva guerra civil, con la esperanza de, esta sí, ganarla y poder tomar cumplida venganza de los horrores de una etapa de nuestra historia que debería estar muy muy lejos en el tiempo cuya influencia ideológica es, a día de hoy y de manera contraria a sus ideales, simplemente inexistente.


Quieren someternos por la fuerza a un régimen obsoleto. Un régimen que sólo ha traído violencia y genocidio a la humanidad. Un régimen que sólo subsiste en países que son de todo menos modernos, democráticos y respetuosos con los derechos humanos.


Siguen a líderes que predican la palabra de la igualdad y el reparto de la riqueza mientras sus cuentas corrientes rebosan dinero. Predican la tolerancia y envían a nuestros jóvenes a las calles a luchar una guerra en la que ellos no quieren mancharse las manos de sangre sentados en sus poltronas. Defienden la enseñanza pública mientras sus hijos estudian en los más exclusivos y caros colegios privados y nos sermonean sobre la lucha obrera con un reloj de lujo colgado en sus muñecas.




Quieren que la derecha sea lo que ellos quieren que sea. Una ideología violenta a la que responder con más violencia y beligerancia. Un escudo en el que parapetarse para poder disculpar su agresividad y su victimismo histórico.  Un enemigo contra el que descargar toda su ira y su frustración provocada por su inmovilismo y su ineficacia a la hora de gobernar. Una derecha a la que poder llamar fascista por sus hechos y no por sus propias convicciones anticuadas. Un contrincante con puño de hierro al que poder contestar con la sanguinidad de las hoces y los martillos.


Esa es la derecha que ellos quisieran.


Pero se han encontrado con una derecha dialogante, moderna, valiente ante la adversidad y, paradójicamente (e increiblemente) para ellos, mucho más progresista de lo que ellos mismos querrían ser.


Se han encontrado que, enfrente, estamos los auténticos demócratas. Los que creemos en las urnas y en la alternancia. Los que queremos la paz social y estamos frente al terrorismo con las armas del Estado de Derecho. Los que no nos rendimos ante la barbarie terrorista. Los que defendemos que el poder está en el pueblo de forma civilizada. Los que hemos aguantado estoicamente la oportunidad de dar un giro a esta Nación, pese a los desastres provocados por sus lideres políticos. Los que estamos frente a los últimos reductos dictatoriales y condenamos la barbarie castrista, chavista o coreana.


Sin un atisbo de violencia ni de agresividad.


Con la democracia por bandera.

martes, 14 de febrero de 2012

Y si te escuchasen...¿Qué les propondrías?

Ya está "en marcha" la reforma laboral.



En principio, no parece una reforma que sea improvisada ni pensada en tres días. Está aquí para quedarse mas allá del final de la crisis, aunque ofrece una serie de medidas de choque contra la caída en barrena del empleo que sufrimos en este país.

Parece que el punto más conflictivo es el del abaratamiento del despido. Es la que más llama la atención a los sindicatos para justificar posibles movilizaciones.

Como ya expuse en otro artículo anterior, el abaratamiento o el encarecimiento del despido no parece haber sido traba suficiente para que se llegue a la infame cifra de 5,5 millones de parados. Se destruye empleo a diario a pesar de tener las indemnizaciones más altas de Europa.

Y es por una razón muy sencilla, y hablando en plata, al empresario (pyme) que se arruina y tiene que cerrar su negocio por falta de liquidez y ventas, le importa muy poco pagar indemnizaciones por despido. Sencillamente, no paga porque no tiene dinero.

Pero el puesto de trabajo se pierde igual.

Al margen de esta medida, tan impopular para el que gobierna como populista para el que se opone, hay mucho mas de lo que hablar en la reforma laboral del gabinete de Rajoy.

En principio, en el tema formación, la principal queja sindical será que los cursos se den en las propias empresas. El Gobierno les quita un jugoso pastel en subvenciones al que los sindicatos no va a querer renunciar.

Luego vienen las medidas de fomento de la contratación que, sinceramente, a muchos nos parecen claramente insuficientes

Y, aunque algunos se centran en el despido, yo creo que lo más peliagudo de la ley está aquí. Y es donde más hincapié debería hacer la ley.

En la ley faltan pulir detalles y creo que este es uno de ellos:

Se subvencionará con 3.000€ de vellón a aquellos empresarios que contraten a su primer trabajador menor de 30 años. Además, podrían tener una deducción del 50% de la prestación por desempleo por contratos mínimos de un año, período durante el cual el trabajador podrá cobrar, voluntariamente, el 25 % de la prestación que le quede por cobrar, con un máximo de 12 mensualidades.

Este epígrafe, en mi opinión, es discriminatorio con aquellos parados que hayan agotado sus prestaciones y/o subsidios por desempleo y sigan en el paro. Debería ser revisado.

Y, además: ¡CUIDADO! 

Puede haber algún empresario al que le resulte más rentable despedir a un fijo y contratar a un joven, con lo que sólo estaría fomentando la precariedad laboral y no se reduciría la lista del INEM.

La ley debería apostillar a lo anteriormente dicho, " la subvención será efectiva si, y sólo si, en la empresa no se ha despedido con anterioridad a ningún trabajador indefinido en el último año, o no lo despide en el año siguiente a la celebración del nuevo contrato, al margen de los despidos disciplinarios justificados", con lo que esa picaresca se eliminaría.

Sigamos con más propuestas no reflejadas en la ley:

.- Sistema de subvenciones directas y/o deducciones mayores, para las empresas que contraten a un parado de larga duración que, además, haya agotado todas las vías de subsidio de los estamentos públicos. Deben de tener preferencia en la búsqueda de empleo mientras dure la crisis.

.- Eliminación de la ley de prohibición de fumar y cambiarla por una nueva en la que, los empresarios que declaren sus instalaciones "libres de humo" (y cumplan ese requisito), obtengan una deducción en los pagos a la seguridad social de sus trabajadores, a parte de las subvenciones que ya refleja la ley, para nuevas contrataciones.

.- Un modelo único de contrato indefinido (para la nueva contratación) con indemnización variable en función del tiempo que el trabajador pase en la empresa. A más tiempo, mayor indemnización. Eliminación del contrato temporal.

.- Prohibición expresa de que las ETT´s contraten gente directamente. Debe ser el empresario final quien les contrate y que las ETT´s sean intermediadoras entre las partes con cargo al empresario si así lo desean. Las ETT´s son los mayores focos de precariedad laboral.

.- Limitación de los sueldos de los ejecutivos de las grandes empresas y ligar su remuneración a la productividad con un límite porcentual de la facturación anual (tanto al alza como a la baja), con la obligación de reinvertir más recursos económicos en la creación de empleo y que las pérdidas no repercutan sólo en los trabajadores.

.- Obligatoriedad de los empresarios de cubrir las horas de baja maternal/paternal de sus trabajadoras y trabajadores con nuevas contrataciones con seguros sociales subvencionados en un porcentaje.

.- Obligatoriedad de los empresarios a cubrir con nuevos trabajadores, aunque sea con contratos a tiempo parcial, las horas liberadas por empleados que hayan solicitado reducción de jornada por conciliación familiar o teletrabajo.

.- Subvenciones y deducciones importantes para aquel autónomo que haga su primera contratación y mantenga ese puesto de trabajo durante un año, incluso con subvenciones a fondo perdido o deducciones en las cuotas de autónomos.

.- Subvenciones a fondo perdido para materiales y obra y deducciones en nuevas contrataciones, para aquellas empresas que, careciendo de él, generen un departamento de I+d+I para la mejora de la productividad y la competitividad.


Yo no se si estas propuestas son o no son viables. Si son o no son legales. Ni siquiera si son de derechas o de izquierdas o son la mayor barbaridad que alguien ha escrito en internet, pero son las que yo le propondría a los políticos si me escuchasen.

¿Y tú? ¿Qué añadirías o quitarías a la ley? ¿Y si, en vez de protestar, ponemos un granito de arena y  sensatez a todo esto?

Espero tus comentarios.

Nota: No se aceptarán comentarios soeces, insultantes o amenazantes.

Medidas prácticas

La reforma laboral aprobada por el Gobierno reactiva el espíritu combativo de las centrales sindicales





Los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, han rechazado de plano la nueva ley para la reforma del mercado de trabajo del Gobierno de presidido por Mariano Rajoy.

Su argumento, parece que el único, es el abaratamiento del despido, sin tener en cuenta otros aspectos de la ley que parece, a tenor de su silencio sobre ellos, sí son de su agrado.

Fundamentar una protesta en el vil metal me parece, cuanto menos, excesivo.

En un país en el que hay 5,5 millones de parados, el encarecimiento del despido no parece haber sido una traba suficiente para la destrucción masiva de empleo. Es mas, la imposibilidad de muchas pequeñas empresas de flexibilizar sus relaciones laborales con los empleados en el encorsetamiento de los convenios colectivos, han conllevado en muchos casos, no el despido de estos últimos, sino, directamente, la desaparición de la empresa, con la consiguiente pérdida del 100% de esos puestos de trabajo.

La principal causa del dramático aumento del paro, no viene dado por su encarecimiento o su abaratamiento, sino por una política ruinosa que nos ha llevado a una tasa negativa de crecimiento prevista para 2012 de entre un 1,5 y un 1,7 %, según la fuente a la que se consulte.

Ese, y no otro, es el gran lastre del empleo. Y debería ser el objetivo principal a corto plazo del Gobierno: el crecimiento económico.

Lo demás, en realidad, son en cierto modo formulismos que no salvan puestos de trabajo. Los destruyen.

Muchos, entre los que me encuentro, no vemos en la reforma del mercado laboral propuesta por el ejecutivo de Rajoy, una pérdida de derechos de los trabajadores tan radical como se quiere hacer ver desde los sindicatos.

Por lo menos a priori, porque el principal derecho del trabajador es tener un puesto de trabajo.

Por ello algunos no estamos por la labor de una protesta masiva, y más en los tiempos que corren en los que la productividad y venta de las empresas es baja y cada minuto de "absentismo huelgueril" cae como una losa sobre el maltrecho tejido empresarial español.

Estamos porque se dejen aplicar las reformas y ver qué pasa. Si funcionan, si no funcionan, si hay que reformar lo ya reformado...

También estamos por la labor de ser realistas y todos debemos ser conscientes de que a esta Reforma del mercado laboral hay cosas que sobran, otras que faltan y  que habría que pulir con diálogo social, implicando a todas las partes en él: Gobierno, sindicatos, oposición, patronal, autónomos... Sin banderas, sin siglas ni convicciones ideológicas.

Hay cierta beligerancia de los partidos de oposición y de los sindicatos ante la reforma.

Incluso aunque fuese de su pleno agrado, debe haber cierta beligerancia para salvar los muebles ante sus bases y su masa votante. Es normal y, hasta cierto punto, comprensible.

Pero tras esa beligerancia inicial, hay que darse cuenta que ahora no es el momento del "y tú mas" o del "tú tuviste la culpa". Hay que saber cual es el momento de relajar el tono. Todos. Y, cuando se relaje ese tono, pasar a la acción. Todos.

Es el momento de, ahora sí, remar todos en la misma dirección para sacar del sumidero económico en el que nos encontramos en nuestro país.

Ni el incendio de las calles, ni la protesta social ni el empecinamiento de unos y otros nos va a sacar de la crisis.

Es hora de ver si este nuevo Gobierno tiene el talante necesario para conversar. Hora de que los sindicatos demuestren que realmente sirven para algo y son capaces de aportar vías de solución viables. Hora de que los grandes  empresarios se quiten la chistera y el puro, bajen a pie de calle y también se sienten a conversar con una idea muchos mas solidaria y realista de lo que debería ser su relación con el obrero. Hora de que la oposición de hoy, haga lo que tanto le reclamaba a la oposición pasada: Arrimar el hombro y proponer medidas que, junto con las de otros, nos saquen de la crisis.

Es hora de que las medidas a adoptar no sean ni "de izquierdas" ni "de derechas".

No necesitamos medidas ideológicas.

Necesitamos medidas prácticas.

domingo, 12 de febrero de 2012

Bienvenidos a 1936

Cuando el 17 de Abril de 2004 José Luis Rodríguez Zapatero juraba su cargo como Presidente del Gobierno de España, nadie (o casi nadie) hablaba de franquismo... Ni de facherío... Ni de rojerío... Ni de Paracuellos... Ni de fusilados...






Nos reuníamos en los bares alrededor de unas cervezas para hablar de fútbol, de trabajo, de chicas (entonces no era "delito")...

Vivíamos en armonía.

65 años después, hasta los propios protagonistas de la contienda que sacudió España, ponían tierra de por medio con sus dolorosos recuerdos.

Aquellos que, por desgracia, un día se apuntaron con un fusil, tomaban cañas criticando a Wanderlei Luxemburgo; o jugaban a las cartas apaciblemente mientras apuraban un café, una faria (entonces se podía) y una copa de anís en el Bar de Manolo...

Lejos había quedado la época del hambre, de los reproches, del rencor...

Había Paz...

Hoy ya no.

La política sectaria de Zapatero nos ha traído, de nuevo, un período de agitación social en la que se han revivido demasiados fantasmas del pasado. Y los han revivido, en muchos casos, aquellos que no tienen al franquismo y la posguerra, ni siquiera, como un recuerdo de infancia.

Han sido los talibanes de la ideología socialista y comunista más truculenta, los que han devuelto a la vida el cadáver de Franco.

Esos a los que, algún iluminado, ha dado el estatus de "intelectuales". Socialistas forrados que promulgan el reparto de la... ¿Riqueza? ¿La suya?

Y no es de extrañar. Le necesitan para poder sobrevivir a su propio inmovilismo histórico. Necesitan una justificación a sus errores políticos y utilizan la figura del dictador como arma arrojadiza para su sempiterno mensaje del miedo; y como excusa para poder emplear esa oratoria vacía de contenido moderno y repleta de agresividad.

Necesitan, ante sus bases y sus votantes, ser mártires y víctimas. 

Incluso cuando gobiernan.

No saben estar a la vanguardia. A la cabeza. Aún sufren de un extraño complejo de inferioridad y necesitan, como los toxicómanos, su dosis de diaria de victimismo para vivir. El Poder les viene grande. Por eso son malos socialistas y estadistas. Porque no saben progresar con los tiempos.

El socialismo español es el más anticuado, en cuanto a ideas, de Europa. No han sabido avanzar con los tiempos que hoy nos toca vivir y por ello su mensaje siempre se refiere al pasado y no al futuro.

¿Se imaginan ustedes a la socialdemocracia alemana devolviendo a la actualidad a Hitler para ganar unas elecciones?

¿Se los imaginan lanzándole a Angela Merkel los cadáveres de Auschwitz?

Ningún socialista europeo se mancharía de nuevo con esa sangre... 

... Sin embargo, al socialismo español le encanta revolver entre las tripas de nuestros abuelos.


Ni entienden ni conciben que aquellos a los que normalmente han denominado "conservadores", hayan sido capaces de sacar una vez a España de una crisis, poniendo a esta nación a la vanguardia de Europa y como 8ª potencia económica mundial.

Aquellos sí eran días de Champions...

Les da miedo quedarse atrás. Los adalides de la modernidad miran hacia atrás y el "inmovilismo" de la derecha avanza con los tiempos. Les da miedo ver que sus ideales no son prácticos. Les da miedo reconocer que sus ideales están obsoletos.

Les da miedo el éxito de la derecha.

... Y les chirría...

Por eso resucitan a Franco como argumento. 

Porque se quedaron en 1936.

Hoy, el discurso de 76 años atrás se repite.

República... Revolución... Acción sindical... Desacato... Movilización...

Gracias a Dios, nuestras fuerzas armadas y sus dirigentes sí sabrán estar a la altura...

... Ellos, también han pasado página...

jueves, 9 de febrero de 2012

Carta abierta a @GLlamazares

Estimado sr. Llamazares:

Leo con sumo interés la barrena de tweets que dedica usted a encender los ánimos de la izquierda radical.

Es muy penoso que un cargo electo público como usted, adoctrine en el odio y la incitación a la rebelión; rayando la incitación a la violencia, aunque sinceramente creo que no es consciente de ello y no lo hace con esa intención. No me parece usted una persona ni violenta ni beligerante.

Sin embargo, debería tener en cuenta que hay mucho descerebrado por twitter que está esperando la mínima excusa para encender la llama de la violencia en las calles.

Pero mucho más que triste (tal vez calificarlo como ruin sería más exacto) es hacerlo en base a las grandes mentiras que usted propaga a los cuatro vientos.

Decir que a Garzón se le ha linchado, juzgado y condenado por haber investigado a los responsables de las masacres franquistas o a los responsables de la trama Gürtel, son argumentos demasiado burdos e intelectualmente indigentes, incluso, para una persona como usted que, como a los soldados su valor, se le presupone un mínimo de preparación académica para desempeñar el cargo público que desempeña.

Si es que, ni siquiera, se le puede dar el beneficio de la duda.

Si no está usted de acuerdo con la sentencia, por mí perfecto. Pero no utilice argumentos que no son verdad.

Al sr. Garzón no se le juzga y condena UNANIMEMENTE por haber intentado meter a unos, en mi opinión, golfos de tomo y lomo que, presunta y seguramente, se han llevado dinero de las arcas públicas para su propio beneficio y, quien sabe, para el beneficio de un partido político.

Yo soy de la opinión, creo que generalizada, de que los chorizos políticos deben terminar con sus huesos en la cárcel y, a ser posible, tirar la llave al fondo de un lago.

Y lo creo sean del partido que sean.

Sin ideologías.

Sin concesiones.

Sin piedad.



Pero también creo que se les debe instruir las causas con transparencia, ser juzgados conforme a la ley y sentenciados sin lugar a la mínima de las dudas y con arreglo a las pruebas existentes.

Yo creo en esa justicia.

Y la ley penitenciaria, en su artículo 51.2 dice que las escuchas entre acusado y abogado en los centros de detención, solo serán posibles en los casos de terrorismo. Y, parece ser, que este no es el caso...

Creo... Y le ruego me corrija si no estoy en lo cierto.

Este es el motivo por el que se le ha juzgado. Por haberse saltado, a sabiendas que lo hacía (pues quien si no él va a conocer estas leyes) esas garantías constitucionales que nos amparan a todos ante la ley para poder defendernos de una manera justa ante una acusación.

Eso, y no otra cosa, es lo que estaba en juego: La limpieza del proceso, no el proceso en sí.

Se juzgaba el "COMO", y no el "QUE".

Y la ley, sr. Llamazares (y aunque le duela) está para cumplirse y para ser cumplida por todos.

Incluido el Sr. Garzón.

Y usted lo sabe... Y por eso se lo oculta a sus seguidores ideológicos y les miente. Porque usted sabe que, jurídicamente, el Sr. Garzón no tiene defensa y sabe que, con las pruebas en la mano y sin atisbo de duda, el Sr. Garzon es CULPABLE.

Por eso lleva usted su defensa al terreno ideológico.

Porque, jurídicamente, no se sostiene defenderle.

De todas maneras, le diré que, en algo, estoy de acuerdo con usted. Como ciudadano español, me apena (y me abochorna) enormemente haber visto a un juez magistrado de la Audiencia Nacional sentado en el banquillo de los acusados. Y mucho más haberlo visto sentenciado.

Y no porque sea de este o aquel partido o ideología, sino por el hecho de ver que, algunos de aquellos que nos tienen que investigar y juzgar (y garantizar nuestro derecho a un juicio justo), cometen fechorías que no garantizan los derechos constitucionales de los ciudadanos, poniendo en peligro la libertad de las personas e, incluso, la limpieza de un proceso que puede poner, por los propios errores de Garzón, a unos presuntos golfos (que es muy probable que se hayan quedado con dinero de todos, así lo creo igual que usted) en la calle con total impunidad.

Final mente, me solidarizo con usted: Ojalá el proceso y el juicio de la trama Gürtel ponga a cada uno donde se merece...

...A pesar de la desastrosa instrucción de Garzón.

Un saludo:

Germán Senra
@Lomondrino

martes, 7 de febrero de 2012

Viejas heridas

El caso Garzón permite a la izquierda española reabrir las heridas de la guerra civil e incendiar los ánimos de los grupos antisistema.


Han pasado ya muchos años desde que se escuchó el primer disparo entre hermanos en España. Demasiados, diría yo, para que ahora sea usado como arma electoralista e ideológica de la izquierda española.

Ideologizar un proceso judicial es lo mas ruin que se puede hacer en democracia. Y mas con la demagogia barata, solo creíble por analfabetos, desinformados históricos y lo más hediondo de la radicalidad de izquierdas, de que a Garzón se le juzga por haberse metido con el franquismo.

Porque, desde luego, es incomprensible que alguien se puede creer y acoger a un planteamiento tan burdo e intelectualmente pobre como las fechorías de Franco para defender unas, al menos en mi opinión, fechorías "garzonianas" que no tienen nada que ver.

Pregonar a los cuatro vientos que a Baltasar Garzón se le juzga por investigar los crímenes del franquismo, no es que sea inexacto. Es, directamente, mentira.

¿Qué hubiesen dicho si, en vez de por estas acusaciones, al juez Garzón se le estuviese juzgando por haberse saltado el límite de velocidad en una autopista?¿Hubiesen esgrimido el argumento de que la Guardia Civil saca lo más rastrero de su reminiscencia franquista para acusar al noble letrado?¿Que Garzón era juzgado por una conjura judeomasónica de Audi por no tener limitada la velocidad de sus coches a 120?

A Garzón se le juzga por sus errores procesales, por haber recibido dinero de aquellos a los que estaba instruyendo; con membrete de una sala de lo penal de la Audiencia Nacional; y por haber dedicado fondos económicos públicos en la investigación de unos hechos para los que no era competente.

Reunión de los llamados "Pactos de la Moncloa", 1977
En 1977, nuestros padres y abuelos decidieron cerrar heridas y terminar con una hemorragia que duraba ya  demasiado tiempo. La ley de Amnistía aprobada entonces, promulgaba suturar viejas heridas y todos (de todas las ideologías) estuvieron de acuerdo en mirar al futuro dejando atrás un pasado que, sin dejar de ser doloroso para muchos, lastraba en demasía el necesario proceso democratizador de España. Así lo decidieron los políticos de la época en los pactos de la Moncloa.

En mi opinión, fue un error histórico el no haber procesado, en aquel entonces, a todo aquellos responsables de crímenes durante la dictadura. Y tampoco hubiese sido descabellado haber despojado, en ese momento, de sus bienes a todos aquellos que se enriquecieron a costa de la represión salvaje de la época del Caudillo para reparar, en lo posible, a todos aquellos que fueron dura e injustamente represaliados.

En ese argumento, estoy muy de acuerdo con el juez Garzón y su caterva de discípulos.

Pero también lo fue no haber procesado a aquellos que los perpetraron en la época de la República. Y de ello se ocupó el propio Garzón dando carpetazo a la investigación sobre el exterminio de Paracuellos del Jarama, cuando algunos de sus tristes presuntos protagonistas siguen con vida, esgrimiendo para ello la Ley de Amnistía de 1977 que, justa o injustamente (y le guste o no a Garzón o Willy Toledo), también ampara a los criminales franquistas.

La Ley de memoria histórica de Zapatero vino, no a reparar ese pasado truculento, sino a reabrir esas viejas heridas, y a revivir muchos pasajes históricos que deberían haber quedado, ya, en el pasado (no en el olvido), tal y como decidieron en su momento nuestros padres y abuelos, verdaderos protagonistas de tan triste historia.

Buscar las fosas comunes para que los de hoy puedan honrar a los de ayer, es una idea noble y loable.

Pero remover los sentimientos de la gente para enfrentarla, se antoja, como mínimo, peligroso. Sobre todo cuando por ahí, en nuestras calles, pululan unos cuantos que esperan cualquier excusa para aterrar al resto de la ciudadanía con sus fechorías.