Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

lunes, 13 de agosto de 2012

A/Att. Sra. Campos, defensora de la audiencia de Telecinco

Buenas tardes, sra. Campos:

El hecho de que cada uno tenga una opinión formada y diferente a la mía sobre la actuación de Juan Manuel Sánchez Gordillo en el saqueo de Mercadona, entra dentro de las libertades individuales.

Y es muy respetable, faltaría mas.

Sin embargo, escuchar a un personaje televisivo que se forra a costa de la audiencia desempleada que ve su programa como Mila Ximénez (a la que yo tenía como una persona cabal dentro de sus "abcesos de locura"), hacer apología del delito de asalto y, en sus propias palabras, del "necesario Golpe de estado" (término mas allá de lo desafortunado) es, cuanto menos, preocupante.

Justificar un hecho delictivo con otro de mayor relevancia es muy peligroso.

Puedo entender la preocupación de esta señora y de otros muchos españoles (entre los que me cuento) por la impunidad en la que se han movido gente como el señor Rato y demás camarilla de ladrones de guante blanco.

A mí, como ciudadano, también me indigna. Como a ella.

Ni uno ni otro sin su justo castigo por sus fechorías
Nunca le perdonaré al juez Garzón su falta de profesionalidad en la instrucción del caso Gürtel. Mi mayor felicidad hubiese sido que este señor hubiese dejado a un lado su afiliación política e ideológica y hubiese instruido el sumario con imparcialidad para que toda esta jauría de perros ladrones hubiesen acabado entre rejas.

No quiero que el Gobierno (ni este ni ninguno, sea del signo político que sea) indulte a chorizos institucionales que se han llevado el dinero de todos los españoles.

Ni quiero que acomodados burgueses como el Duque de Palma queden impunes de sus presuntas fechorías.

Y, de la misma manera, me niego a que el señor alcalde de Marinaleda quede impune de su colaboración en el delito del asalto a un supermercado. Por muy loable que pudiesen ser sus fines y sus inquietudes.

Tanto la señora Ximenez como otros contertulios que han apoyado tal acción, deberían reflexionar sobre las consecuencias de sus palabras.

Porque deberían saber que el director del Banco de Alimentos, nunca recibió oferta para recibir tales alimentos "expropiados"; ni los hubiese aceptado por ser obtenidos en la comisión de un delito, tal y como él ha declarado en diversos programas radiofónicos.

Tal vez, debería indagar adonde fueron a parar esos "simbólicos" kilos de comida. Y, tal vez, su opinión cambiase al respecto.

Y, tal vez, debería de indagar un poquito en lo que sucedió en el saqueo del supermercado Covirán de Torreblanca, 48 después de la acción del señor alcalde (y en nombre de su impunidad), y si esa acción también es disculpable por la existencia de chorizos de guante blanco.

Y, es posible, que su opinión sobre la "ocupación de tierras" cambiase también, si fuese a comprobar in situ cuantos garbanzos y guisantes se han plantado en los terrenos ocupados por el señor Sánchez Gordillo en la finca de Las Turquesillas.

Si bien es cierto que la desesperación puede llevar a una madre a hacer lo que sea por dar de comer a su hijo, como ha dicho la señora Padilla; también es cierto que esa madre debe de ser consciente de las consecuencias que pueden acarrear sus actos si es descubierta.

Con mas razón, debe de acatar esas consecuencias un señor que, ni es un padre desesperado; ni dudó en llamar a los medios de comunicación para hacer marketing de su "acto expropiatorio" en su beneficio publicitario; y, además, es un representante público electo que cobra su sueldo, incluso, de la aportación económica que, vía impuestos, hace el propietario de esa cadena de supermercados y de esa cajera que recibió un empujón violento por parte de uno de sus secuaces y a la que, por cierto, nadie (ni siquiera desde los sectores tradicionalmente más feministas de la izquierda) ha pedido disculpas ni ha defendido (Ay, Karmele, Karmele... ¿Dónde queda tu defensa de la mujer trabajadora?).

¿Cometería esa madre un robo a la luz del día y con las cámaras de televisión como testigos?

¿Acaso somos tan ingenuos de pensar que el señor alcalde no sabía de las consecuencias de sus acciones? ¿Por eso se refugia en su argumento del "yo no entré"? ¿Por eso se escuda en su condición de aforado?

No me imagino yo a Adolf Hitler diciendo "yo no fuí. Nunca pisé un campo de concentración. Tan solo monté una guerra como movimiento de distracción". (¡Que sí, que sí..! ¡Que ya se que esto es muy demagógico!)

Mire usted, sra. Campos: Yo mismo, sería el primero en aplaudir y promover una iniciativa del señor Sánchez Gordillo para hacer una colecta de alimentos para pobres. O la organización de un evento benéfico. O que se sentara a negociar con el dueño de Mercadona la manera en la que podrían colaborar de manera bilateral en paliar el hambre de los desfavorecidos. O solicitase una reunión para poder aprovechar los terrenos valdíos de Las Turquesillas y muchos otros para el provecho del pueblo.

En cualquiera de esas iniciativas, no solo aplaudiría, sino que iría de su mano para aportar mi grano de arena.

Pero la elección de la acción fácil, violenta, publicitaria y reaccionaria de la comisión de un hecho delictivo, no me parece loable.

Las grandes causas, no pueden cimentarse en hechos cometidos por la fuerza.

Por muy altruista y admirable que pueda ser el fin, ese medio nunca lo podría justificar.

Y, espero, que la señora Ximénez y demás compañeros que la han apoyado rectifiquen y tampoco lo apoyen.

Ni siquiera, con la excusa de que se han cometido otros delitos. Porque, realmente, mezclar un concepto con el otro, es mezclar churras con merinas.

Un saludo:

Germán  Senra

2 comentarios:

  1. Excelente artículo, Post, crítica o como quieras definirlo. Otra cosa que quiero hacer constar en mi opinión a cerca del mismo es, que falta una sugerencia que hubiera quedado perfecta como "aviso para navegantes". Es esta: Si la acción llevada acabo por el Sr. Sánchez Gordillo hubiera sido aprobada o censurada por la Iglesia, eso si que hubiera sido un acto de fe y de solidaridad. La cuestión es que no se ha pronunciado, y si lo hiciese, sería, claro está, en contra. ¿Porqué?. Lamento tener que explicarlo. Ningún miembro ligado a la Iglesia y con competencias para repartir alimentos entre la población más necesitada se dignaría siquiera a mezclarse con este tipo de "gentuza comunista", que es como ellos la denominarían. Por lo que si en España hay gente todavía como su Iglesia que es "alérgica" a dar de comer a gente del campo que sabe a lo que sabe un tomate criado y recogido en el campo, entonces, este post tan estupendo, que no lo digo con segunda intención, está incompleto. Yo sólo he puesto una guinda que faltaba en esta estupenda tarta. Amablemente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. M.Teresa, no se cómo ponerme en contacto con Vd.
    Estoy viendo Sálvame y me enfurece que Rosa Benito hable mal de la Infanta Cristina , cuando ella y su marido nos ha estafado a todos los españoles con el pufo a la Tesorería de la Seguridad Social.
    Gracias

    ResponderEliminar