Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

jueves, 12 de julio de 2012

Nosotros, el pueblo

Ayer conocimos los recortes que, no por esperados, son menos dolorosos.




Se sabía: Rajoy iba a sacar la tijera de podar.


Todos lo sabíamos. Incluso antes de las elecciones.


Hoy, muchos, se hacen los sorprendidos. Se inquietan y ven una negra sombra en el horizonte. Les "coge por sorpresa".


Sube el IVA, nuevos impuestos grabarán los hidrocarburos, los funcionarios se quedan sin paga extra de navidad...


A mí es al primero que le duelen estos recortes. Perderé poder adquisitivo, todo costará mas y mi humilde pensión, me temo, se verá congelada en Enero.


Estos recortes me parecen, a todas luces, injustos y lesivos para los ciudadanos.


Pero, por desgracia, también los considero tan injustos y lesivos como necesarios.


La herencia recibida pesa. Y mucho.


Tenemos comprometido en nuestra deuda exterior el 92.1% del PIB. De un superávit del 2.4% en 2007, hemos pasado, en solo cuatro años, a un déficit del 11.4%. -13.8 puntos básicos en sólo cuatro años...


Para los que no entiendan esto, el ejemplo es claro. Es como si un mileurista tuviese que (muchos ya "tienen que") pagar 921€ al mes en préstamos... Y sigue tirando de tarjeta de crédito.


Es lo que tiene la política del gastar a manos llenas...


Estamos en plena recesión y una tasa de paro del 24%. En Diciembre, los parados de este país seremos 6.000.000.


El pago de las pensiones, las nóminas del sector público y las prestaciones, están comprometidas.


España es un país en quiebra...


Hoy, los recortes son tan necesarios como lo eran en 2007. Cuando se negó la crisis...


Cuando no se hizo absolutamente nada...


Cuando todo eran brotes verdes y un tejido financiero modélico, potente... ¡¡ENVIDIABLE!!


Cuando los estados que nos rodean en Europa tomaban, ya por entonces, medidas de ajuste en previsión de lo que se venía encima...


Cuando estábamos en la Champions League de la economía mundial...


Por entonces, se prometió el pleno empleo, la reforma estructural del modelo productivo, bombillas gratis... Una campaña electoral impecable de promesas que, se sabía, no se podrían llegar a hacer realidad. Los que hoy atacan a Rajoy por  su giro del programa electoral, excusaban a aquel que, ya por entonces, ni cumplió lo prometido ni puso remedio al desastre en ciernes.


La crisis (y su negación) sirvió como excusa para no hacer lo necesario para atajarla. Llegó la regresión, el déficit se disparó por no querer hacer, por motivos ideológicos, lo necesario para que hoy no estuviésemos como estamos: Había que gastar más y más... Tirar de tarjeta de crédito en los mercados internacionales.


Y no se hizo nada... NADA DE NADA para parar lo que se nos venía encima.


Hoy, los que atacan las medidas duras, agresivas y regresivas del actual gobierno han olvidado que esto se pudo hacer mucho antes, con sólo un poco de voluntad y capacitación política. Disculpan y aplauden a los que nos han traído hasta aquí. Sin un reproche ni ningún acto de autocrítica... Y con la disculpa de la "sorprendente crisis".


Todo nos coge por sorpresa...


Y, esos ajustes, hubiesen sido mucho más livianos y llevaderos.


Cuanto daño ha hecho en España la demagogia. El separatismo ideológico. El rencor histérico e histórico.


Hoy, esa división nos lleva a la tumba económica.


Y, mientras no seamos conscientes de que hay que dejar a un lado signos políticos, tendencias e ideales de libro adoctrinante; y no seamos capaces de ponernos a remar en la misma dirección, esto no se acabará nunca. La situación es de emergencia nacional. El caldo de cultivo perfecto para los anacronismos anarquistas . Para los radicalismos caducos...


Y, menos mal, que no estamos en los años 40, porque hubiese sido la excusa perfecta para un golpe de Estado.


Gracias a Dios, en eso sí, hemos evolucionado para bien.


La casta política de este país - TODOS - deben de poner freno al enfrentamiento, deben orden y sensatez en el Parlamento y dejar de ser serviles a las ideas y las doctrinas; y ponerse, de una puñetera vez, al servicio de los que realmente importamos:


NOSOTROS, EL PUEBLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario