Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

lunes, 2 de julio de 2012

De lo políticamente correcto

Si hay algo que me mata de la idiosincrasia de este país, es la doble moral y la dictadura de lo "políticamente correcto" que impera en la sociedad española.

Esta dictadura coarta nuestra libertad de expresión y pensamiento. Nos pliega (o mas bien lo intenta) al pensamiento único. Nos censura nuestra verdadera esencia.

España no es un país libre. No es democrático.

Yo quisiera vivir en una España plural, en la que si critico las ideas nacionalistas, no fuera tachado de fascista mientras ellos imponen "democráticamente" sus ideales. En una España en la que, si exhibo los símbolos nacionales que deberían unir a la patria, no fuese considerado como un gesto ni peyorativo, ni de disensión, ni de odio.

Yo quisiera una España en la que unos pocos buitres amargados atrincherados tras un teclado en sus sofás, no me dieran lecciones de moral y ética mientras pretenden hacerme culpable de todos los males que asolan al país por el mero hecho de participar en las celebraciones de un acontecimiento histórico deportivo. No conseguiréis, necios demagogos, que me sienta culpable de que el bosque arda ni de que la prima de riesgo suba por cantar y celebrar los goles de la selección nacional española.

No lo conseguiréis, malditos progres burgueses.

No quiero vivir en una España en la que la ideologización de la vida cotidiana llegue al extremo de no poder criticar un trabajo mal hecho, solo en función del sexo y el uso de la sexualidad que hacen algunos "profesionales" del periodismo. No quiero que se me llame machista por declarar mi opinión sobre la profesionalidad de ninguna mujer. Ni quiero que se me llame homófobo cuando afirmo que los derechos del colectivo homosexual, están mal defendidos por ellos mismos.

No quiero vivir en una España en la que no soy libre de defender los derechos de los españoles por delante de los extranjeros. Ni en una España en la que ser un inmigrante ilegal sea un valor añadido para su bienestar, a costa del malestar silencioso de muchos acobardados que, al dictado de lo "políticamente correcto", no protestan ni alzan su voz, para defender los derechos de los que sí hemos luchado durante años por la grandeza de este país. Ni los derechos de sus generaciones venideras.

Quiero una sociedad en la que nuestra selección nacional de cualquier deporte no sea "la roja", sino España. 

Quiero una España en la que las banderas autonómicas puedan ser exhibidas como símbolo de concordia y no de enfrentamiento. Que todos podamos defender y amar nuestra esencia local como nexo de unión de un proyecto común. No quiero que los políticos nacionalistas gobiernen sólo para sus votantes. Ni que censuren y silencien, por la fuerza, el sentimiento español de muchos que no les han votado, mientras se autodenominan demócratas.

Quiero una España en la que dictadura de lo "políticamente correcto" no coarte mi libertad religiosa ni moral. Un país en el que se respeten las creencias de todos, sean cuales sean. Una nación en la que aconfesional y laico no signifique anticatólico; ni en la que ser musulmán sea un plus ni un salvoconducto hacia la inmunidad.

No quiero que adoctrinen a nuestras generaciones futuras en el dogma de lo políticamente correcto. Ni que les nieguen su derecho a conocer la historia de España ocultándoles de manera sibilina la historia de nuestras gentes, nuestras raíces y de nuestras costumbres. Ni quiero que se les coarte su derecho a aprender la lengua y la leyenda nacional que une a todos los españoles.

No quiero que sólo cuente el que rema a favor de la corriente de opinión generalizada. Quiero ser libre de ejercer mi derecho a la crítica y de que, por ello, no se me aparte de la sociedad "políticamente correcta" como a un apestado. 

No quiero que silencien mis ideas.

1 comentario:

  1. Comparto completamente tus ideas expuestas

    ResponderEliminar