Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

martes, 28 de febrero de 2012

Puerta trasera

Hoy hemos sabido que el agujero contable heredado del PSOE es de 26.500 millones de euros más de los declarados por la Sra. Salgado.

La situación, a día de hoy, se antoja desesperada para nuestro país.

Con un déficit real del 8.51%, más de dos puntos por encima de lo que nos contaba el gabinete de Zapatero, y un cierre de déficit de 91.000 millones en 2011, tenemos que ser consecuentes con las políticas que nos han llevado hasta esta situación.

Por mucho que se empeñe la izquierda más analfabeta y más ideologizada, no podemos obviar que el responsable de esta situación se dedica a contar nubes en Somosaguas, subvencionado con más de 150.000 € al año de los presupuestos generales del Estado. Por todos nosotros.

Y, si bien legalmente a día de hoy no podemos pedirle responsabilidades penales por sus actos irresponsables, sí es cierto que deberíamos pedirle responsabilidades políticas y, sobre todo, éticas ¿De verdad que este señor no tiene cargo de conciencia por lo que ha hecho?

Una gran mayoría de los españoles, ya hemos castigado esas políticas en las urnas y le hemos otorgado una mayoría suficiente al sr. Rajoy para que, con las medidas que el propio PSOE no se atrevió a acometer, nos saque de este atolladero.

Los recortes son inevitables. Los ajustes necesarios y la austeridad debe de ser la bandera de la política de los próximos años. Hay que pagar los réditos de los errores anteriores. Hay que abonar un peaje por la cobardía de aquellos que no quisieron o no supieron afrontar la situación cuando era necesario. Hay que apechugar con las consecuencias de la ineptitud de los que hoy se lavan las manos y echan balones fuera sin el más mínimo atisbo de remordimiento.

Pero hay algo muy preocupante. La falta de autocrítica y de renovación de las políticas del partido que nos gobernaba hasta hace menos de 60 días.

No sólo no hacen autocrítica, sino que vuelcan la frustración de su cobardía política sobre el PP e incendian las calles para intentar llevarnos a una situación de conflicto en el que sacar rédito político y electoral, ahora que se acercan los comicios andaluces.

Sinceramente, no entiendo la actuación de las bases del socialismo. Hay que ser muy indigente intelectual para no darse cuenta de la manipulación a la que están siendo sometidos. Y muy tonto para creerse las patrañas de los que los manipulan.

Si yo fuera votante, afiliado o simpatizante del PSOE, no podría por menos que sentirme defraudado por la élite del partido y estaría todo el día, erre que erre, pidiendo explicaciones del fracaso a quien me representa.

Mintieron a todos los españoles con la esperanza de parar el golpe que se les venía el 20 N y no lo consiguieron.

Mintieron a todas sus bases en los mítines. En su cara. Sin medias tintas. Y todo para intentar mantenerse en el poder. Para asegurarse su sueldo público a costa de aquellos a los que engañaban.


Lejos de sentirse defraudados y de pedir un cambio de rumbo y un giro en su política, las bases votantes del PSOE ahondan más en la ideología que les ha llevado al fracaso, con un líder que estaba en el ejecutivo que nos ha llevado a la tasa más escandalosamente obscena de paro de nuestra historia. En vez de pedir explicaciones y cabezas, jalean esas decisiones que, supuestamente, el año pasado nos llevaba a unos niveles de austeridad históricos y que han  terminado en un déficit un 41% mayor que el que nos aseguraron que habría. 5.300.000 personas están en el paro por las políticas de este socialismo rancio e involutivo; mas preocupado por el pasado que por el futuro de los españoles.

Amigo/a socialista: Al resto de los españoles nos mintieron. A tí, te engañaron. Es triste verte así. Hecho un guiñapo en manos de los que te han dejado en el paro y ahora no son capaces de entonar el mea culpa.

Se que tú, amigo socialista al que me dirijo, sufres. Sufres por la ineptitud de los que te dirigen. Sufres porque no ves alternativa. Sufres porque no ves solución de renovación en tus ideales. Sufres porque tus ideales se estancan. Y sufres porque ves que, con la doctrina actual, ves muy difícil volver a verte a ti mismo como triunfador.

Y, por eso, te rebelas. Y lo entiendo. Pero mira bien hacia quién diriges tus dardos porque el continuismo no hará más que ahondar en tu desgracia.

En tu pobreza.

En tu frustración.

Los problemas de tu partido, amigo socialista, no nacen del PP.

Ni siquiera de Franco o de la posguerra.

Pregúntate quien ha plantado ante ti los árboles que no te dejan ver el bosque y asume la respuesta, amigo socialista. Solo así podrás solucionar los problemas que te hacen sufrir.

Sino lo haces, tú y los tuyos estáis abocados a la desaparición por la puerta trasera de la historia.

1 comentario:

  1. Es indignante lo de los socialistas... Y lo de los que los secundan es mas acojonante todavia. El PP no me es plato de gusto, pero no me jodas que para apoyar al PSOE no hay que ser socialista, hay que ser SOCIOPATA!

    ResponderEliminar