Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

jueves, 9 de febrero de 2012

Carta abierta a @GLlamazares

Estimado sr. Llamazares:

Leo con sumo interés la barrena de tweets que dedica usted a encender los ánimos de la izquierda radical.

Es muy penoso que un cargo electo público como usted, adoctrine en el odio y la incitación a la rebelión; rayando la incitación a la violencia, aunque sinceramente creo que no es consciente de ello y no lo hace con esa intención. No me parece usted una persona ni violenta ni beligerante.

Sin embargo, debería tener en cuenta que hay mucho descerebrado por twitter que está esperando la mínima excusa para encender la llama de la violencia en las calles.

Pero mucho más que triste (tal vez calificarlo como ruin sería más exacto) es hacerlo en base a las grandes mentiras que usted propaga a los cuatro vientos.

Decir que a Garzón se le ha linchado, juzgado y condenado por haber investigado a los responsables de las masacres franquistas o a los responsables de la trama Gürtel, son argumentos demasiado burdos e intelectualmente indigentes, incluso, para una persona como usted que, como a los soldados su valor, se le presupone un mínimo de preparación académica para desempeñar el cargo público que desempeña.

Si es que, ni siquiera, se le puede dar el beneficio de la duda.

Si no está usted de acuerdo con la sentencia, por mí perfecto. Pero no utilice argumentos que no son verdad.

Al sr. Garzón no se le juzga y condena UNANIMEMENTE por haber intentado meter a unos, en mi opinión, golfos de tomo y lomo que, presunta y seguramente, se han llevado dinero de las arcas públicas para su propio beneficio y, quien sabe, para el beneficio de un partido político.

Yo soy de la opinión, creo que generalizada, de que los chorizos políticos deben terminar con sus huesos en la cárcel y, a ser posible, tirar la llave al fondo de un lago.

Y lo creo sean del partido que sean.

Sin ideologías.

Sin concesiones.

Sin piedad.



Pero también creo que se les debe instruir las causas con transparencia, ser juzgados conforme a la ley y sentenciados sin lugar a la mínima de las dudas y con arreglo a las pruebas existentes.

Yo creo en esa justicia.

Y la ley penitenciaria, en su artículo 51.2 dice que las escuchas entre acusado y abogado en los centros de detención, solo serán posibles en los casos de terrorismo. Y, parece ser, que este no es el caso...

Creo... Y le ruego me corrija si no estoy en lo cierto.

Este es el motivo por el que se le ha juzgado. Por haberse saltado, a sabiendas que lo hacía (pues quien si no él va a conocer estas leyes) esas garantías constitucionales que nos amparan a todos ante la ley para poder defendernos de una manera justa ante una acusación.

Eso, y no otra cosa, es lo que estaba en juego: La limpieza del proceso, no el proceso en sí.

Se juzgaba el "COMO", y no el "QUE".

Y la ley, sr. Llamazares (y aunque le duela) está para cumplirse y para ser cumplida por todos.

Incluido el Sr. Garzón.

Y usted lo sabe... Y por eso se lo oculta a sus seguidores ideológicos y les miente. Porque usted sabe que, jurídicamente, el Sr. Garzón no tiene defensa y sabe que, con las pruebas en la mano y sin atisbo de duda, el Sr. Garzon es CULPABLE.

Por eso lleva usted su defensa al terreno ideológico.

Porque, jurídicamente, no se sostiene defenderle.

De todas maneras, le diré que, en algo, estoy de acuerdo con usted. Como ciudadano español, me apena (y me abochorna) enormemente haber visto a un juez magistrado de la Audiencia Nacional sentado en el banquillo de los acusados. Y mucho más haberlo visto sentenciado.

Y no porque sea de este o aquel partido o ideología, sino por el hecho de ver que, algunos de aquellos que nos tienen que investigar y juzgar (y garantizar nuestro derecho a un juicio justo), cometen fechorías que no garantizan los derechos constitucionales de los ciudadanos, poniendo en peligro la libertad de las personas e, incluso, la limpieza de un proceso que puede poner, por los propios errores de Garzón, a unos presuntos golfos (que es muy probable que se hayan quedado con dinero de todos, así lo creo igual que usted) en la calle con total impunidad.

Final mente, me solidarizo con usted: Ojalá el proceso y el juicio de la trama Gürtel ponga a cada uno donde se merece...

...A pesar de la desastrosa instrucción de Garzón.

Un saludo:

Germán Senra
@Lomondrino

1 comentario: