Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

lunes, 2 de enero de 2012

La verdad

Tras las medidas anunciadas por el nuevo gobierno del PP en materia de presión fiscal, muchas han sido las voces necias que se han alzado ante tamaña afrenta del sr. Presidente del Gobierno de España, D. Mariano Rajoy.





Incluso muchos de los que otrora hacían campaña en su favor y le declararon su amor político eterno, reniegan de él ante las medidas adoptadas.

Muchos de ellos, en multitud de tertulias políticas, defendían los hechos que todavía estarían por venir. Medidas de ajuste que, no por anunciadas, dejan de ser tan dolorosas como necesarias.

Incluso, animaban al entonces candidato a ser valiente y hacer lo que se debió hacer antes para no llegar a la situación de casi emergencia nacional en la que estamos sumidos.

El momento de las decisiones ha llegado y, como no, ahora se bajan del carro de lo que defendían no hace muchas semanas.

Las medidas de ajuste y, porqué no decirlo, recorte, son necesarias en aras del bien común. Los ajustes que, en su momento, ni quiso ni tuvo el valor de afrontar el infame incompetente. Las medidas que, una y otra vez, se pidieron y sugirieron desde muchos sectores sociales para que, hoy, no fuesen tan dolorosas para el ciudadano de a pie.

Es Zapatero y no otro, el responsable y culpable de las condiciones a las que hoy nos enfrentamos; y es a él, y no a ningún otro, al que debemos pedir explicaciones. Él y sólo él ha dejado el legado que ha llevado al equipo de gobierno de Rajoy a adoptar estas medidas.

Decía el inefable Rubalcaba que España no se merecía un Gobierno que nos mienta. Llegaron en base a la sangre que muchos derramaron de forma inocente por nuestra libertad y la gran mentira de su investigación. Continuaron en el poder por la gran mentira de la desaceleración económica y las reuniones con los asesinos; y se han ido engañando a la ciudadanía en materia de déficit.

Yo invito a D. Mariano Rajoy a que nos diga la verdad. El ciudadano quiere saber en qué situación real está el país. Queremos saber la realidad de las cuentas públicas. La situación real de las arcas de la Seguridad Social.

Sin vaguedades.

Sin medias tintas.

La verdad...

Sólo así podremos comprender el porqué de estas medidas y aprender de nuestros errores pasados para que mañana no volvamos a estar en esta situación.

Si mi bienestar  futuro pasa por pagar un poco más, estoy dispuesto al sacrificio.

Yo sigo creyendo en Mariano Rajoy. Necesito seguir creyendo en él, a pesar de que me suba los impuestos, porque se que ese dinero será invertido en el bien de la Nación y no en leyes que sólo aprovechan a unos pocos y a aquellos que sólo desean la destrucción de España.

Necesito seguir creyendo en aquel que me ha dado la esperanza de un futuro mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario