Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

martes, 17 de enero de 2012

Gaspar Llamazares: Ese botarate trasnochado

En lo más oscuro del averno comunista, sobreviven personajes como Gaspar Llamazares.





Personajes a los que se les llena la boca de decir la palabra democracia mientras añoran tiempos pretéritos en los que las chekas, los gulags y las purgas eran el entretenimiento favorito de sus ideólogos.

Personajes como Llamazares repugnan profundamente. Son demagogos, violentos verbales y aprovechan la democracia en la que, por principios, no creen, para aprovecharse del sistema.
Se quejan del bipartidismo porque les deja sin voz y con un voto que ralla lo ridículo por innecesario y obviable.

Ellos preferirían el "multipartidismo" cubano...

O el norcoreano...

Son la semilla ideológica de la izquierda radical fascistoide. De los convencimientos que mueven  la maquinaria de los últimos caudillos y tiranos que quedan en el mundo y de los movimientos terroristas.

Enarbolan la bandera de la libertad y la igualdad mientras arremeten contra el Tribunal Superior y soflama no acatar las sentencias de los tribunales.

Como en el caso de Baltasar Garzón al que se le está juzgando estos días por prevaricación.

Llamazares dulcifica los delitos de su partener ideológico, justificando el fin con los medios: Solicita la impunidad del exmagistrado.

Da igual que Garzón delinquiera...

Lo importante era juzgar al Generalísimo...

Justifica, en definitiva, los métodos que aplicaba aquel al que ataca...

También Franco actuaba así...

Y Stalin...

Los Gulags... Las Purgas...

El fin justifica los medios...


Se permite el lujo de asegurar que no está al servicio de todos los españoles. Su sueldo, lo pagan sus votantes, dice el muy ignorante. Como si los impuestos fuesen selectivos...

Hay que ser mentecato...

Desde luego, a Gaspar Llamazares, nunca nadie lo meterá en la lista de tontos útiles...

No se merece ni el apelativo de tonto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario