Las opiniones expresadas en los comentarios de las entradas son personales e intransferibles y, para nada, son mi propia opinión, a no ser las firmadas por mi. Si quieres opinar, eres libre, pero con respeto hacia mis ideas. este es mi cortijo y no aceptaré insultos hacia mi persona, por lo que se moderarán siempre los comentarios.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Lo que los nacionalistas catalanes ocultan: Las cuentas de la independencia

El nacionalismo.

Ese conjunto de ideas más cerca de la bufonada trasnochada y reaccionaria que de la verdad histórica, ha llegado al paroxismo con las brabuconadas y los insultos que arrecian desde lo más profundo de su extremismo.

Calificar, por parte del sr. Durán i Lleida, como vagos tragadores de cerveza subvencionados a los andaluces o pretender reventar a España desde dentro, como ha asegurado el sr. Alfons López Tena, son ideas y expresiones que, no por muy repetidas, deben de ser consideradas como democráticas... Ni mucho menos como ciertas.



No hace mucho, debatía con un familiar catalán la seguridad de que Cataluña llegará a ser un día independiente.

¡Qué fácil es afirmar tal falacia!

La idea romántica de la independencia de un territorio que nunca ha sido una nación es, hasta cierto punto, admisible (creible... ya veremos). Lo que no es admisible ni defendible es el engaño al que los políticos nacionalistas someten a los votantes.

Los mentecatos comedores de "pá amb tomaquet" (perdón por la licencia, pero es por continuar con los calificativos habituales de estos individuos), mienten con descaro y denuedo a los habitantes de Cataluña.

Una idea sustentada sobre una mentira es siempre una mentira aunque sea mil veces repetida.
Aún no he encontrado ningún historiador que sepa dar una fecha exacta y concreta en la que Cataluña fue una Nación. Y no lo encuentro porque tal dato histórico no existe. Es más. Cataluña siempre ha sido un territorio , primero a la Corona de Aragón y luego a la Corona de Castilla y Aragón, cuya unión forjaría las bases de lo que hoy conocemos como España.

Pero más allá de este "argumento histórico", tan romántico como falaz, está el sentido práctico de la secesión del territorio catalán del Estado Español: La mayor mentira del nacionalismo catalán.

Mucho se ha defendido desde los foros de opinión catalanes, que la secesión efectiva de Cataluña es asumible por su propia economía "expoliada desde Madrit".

Nada más lejos de la realidad.

Una de las primeras mentiras del nacionalismo es la presencia inmediata en la Unión Europea como miembro de pleno derecho: FALSO.  Cataluña hoy forma parte de la UE como parte del Estado Español, no como Estado o Nación y con los mismos derechos y deberes de cualquier otra comunidad del territorio nacional. La segregación de Cataluña implicaría su NO inclusión en la UE hasta que, tras solicitarlo formalmente, la UE constatase el cumplimiento extricto de todos los requisitos exigidos en los Criterios de Copenhague y la firma conforme de todos los socios europeos por unanimidad. Más menos... de 8 a 10 años.

Partiendo de esta base, todo se complica para el "futuro estado catalán". La creación de un estado, implica varios aspectos y costes de los que Cataluña debería de hacerse cargo:

1.- Defensa. Competencia exclusiva del Estado. Si Cataluña fuese nación, ya no estaría al amparo del ejército español ¿Algún independentista catalán ha cifrado alguna vez el coste de la creación de un ejército?¿Han tenido en cuenta que las instalaciones militares presentes en Cataluña son suelo español y que, por tanto, hay que pagarlas para quedárselas?

2.- Seguridad Social. El pago de las pensiones y los subsidios de desempleo pasarían a ser competencia exclusiva del nuevo "Govern", incluyendo todas aquellas de los que han cotizado toda su vida en el Estado Español ¿Cómo piensan sufragarlas con una tasa de desempleo del 20% y 3.100 millones de euros de déficit? ¿Estarán dispuestos a mantener a los que no han contribuido a Cataluña con sus cotizaciones? ¿Podrán mantener todas las ayudas a la inmigración y pagar, también, las pensiones?

3.- Política monetaria. La no pertenencia a la UE derivaría directamente en la creación temporal de una moneda propia que, a efectos de los préstamos interbancarios y de exportación, serían nefastos para la economía catalana por los aranceles aduaneros de cambio de moneda. También habría que medir el impacto que este sobrecoste tendría sobre uno de los motores económicos catalanes: EL TURISMO que tendría que pagar por cambiar su dinero por moneda catalana, con el consiguiente aumento del coste de sus vacaciones ¿Esto lo ha explicado alguna vez algún independentista catalán?


4.- Fomento. Los servicios de mantenimiento y funcionalidad de autovías, autopistas, puertos y aeropuertos, pasarían a ser competencia directa de Cataluña. Este coste, aunque los políticos catalanes no lo dicen en sus mítines, están incluidos en las partidas presupuestarias que el Estado Español "expolia" a Cataluña. Además, todas esas instalaciones tendrá que comprárselas el "Govern" a España, ¿no? ¿O tiene que cederlas gratuitamente el Estado Español?¿Seguirán teniendo los puertos catalanes el mismo volumen de entrada de mercancías cuando sea más caro descargar en Barcelona que en Valencia por los aranceles aduaneros?

5.- Diplomacia. Y no hay que referirse a lo que ahora se conoce como "Embajadas catalanas", que no deja de ser una red comercial para la venta de la catalanidad. Hay que crear una red de 194 embajadas de Cataluña en todo el mundo, con su consiguiente coste económico en recursos humanos, logísticos,mobiliarios e inmobiliarios ¿Cómo se van a sufragar?¿Alguien ha analizado el impacto económico de esta partida presupuestaria?


¿En los tiempos que corren y con una deuda previa acumulada del 4,2% del PIB catalán (8.352 millones de euros, según la auditoría encargada por el propio Gobierno de la Generalitat a la empresa auditora Deloitte), realmente, en la práctica, es posible la romántica idea de la independencia de Cataluña?

¿Alguna vez los políticos independentistas catalanes han puesto estas cuentas sobre la mesa para informar a la población catalana de los costes de la independencia?

¿En estos momentos de crisis en los que el Gobierno de Artur Mas ha anunciado recortes y mas recortes en sanidad y políticas sociales (no en política lingüistica ni en publicidad y propaganda, curioso...), es viable plantearse, siquiera, la independencia de Cataluña?

"Cap probléma": Siempre nos quedarán Rajoy y el PP para echarles la culpa...

lunes, 21 de noviembre de 2011

La semilla del totalitarismo democrático



Muchos analfabetos políticos ya están reclamando que Mariano Rajoy saque la varita mágica y arregle la situación caótica que nos deja "el infame incompetente" como legado, borrándose de toda responsabilidad y reivindicando su derecho a no hacer nada por la Patria por no haber depositado en la urna un voto con el símbolo de la gaviota.

Es más que preocupante que, en pleno siglo XXI, haya mentes calenturientas y pensantes (¿?) que crean que la ideología está por encima de la gestión. De esta manera, atacan a Rajoy sin ni siquiera haber comenzado a gobernar y, a través de las redes sociales, ya se pide su dimisión para dar paso a una nueva etapa socialista con el inefable Rubalcaba al frente.

El respeto democrático debería estar sobre todo en materia política. Asco me dan aquellos que se cuelgan la medalla de la tolerancia democrática y, luego, reniegan del resultado de las urnas por convicción ideológica. Buscan la perpetuación en el cargo de los incompetentes ideólogos demagogos a los que idolatran.





Esa, y no otra, es la semilla del brote verde del "totalitarismo democrático" del que hace gala la izquierda dictatorial.

El legado del infame incompetente


Hace menos de 24 horas que todo terminó para el zapaterismo. Debería ser un día feliz. Nos hemos desembarazado, sino legalmente, sí formalmente de el gran parásito social de la historia de España.


Un ser al que muy pocos echarán de menos. Un ente de mente privilegiada y entendederas cortas que ha llevado a España al mayor nivel de ruina moral y económica de su historia reciente. Un individuo al que todos recordaremos por ser el mayor demagogo de la democracia. El ser que llegó al poder por la sangre de 192 compatriotas vilmente masacrados en un día que se presumía normal.

Maldito 11 de Marzo...

Nos deja un país adoctrinado e ideologizado en el más rancio de los sentimientos que puede sentir el ser humano. El rencor, el separatismo, la crispación... Han sido la seña de identidad del tonto de León.

Nos deja un país 3,5 millones de parados más pobre, con las pensiones congeladas y  los derechos sociales recortados.

Nos deja una Nación dividida en dos Españas que habían muerto con la transición. Abrió viejas heridas y hurgó con cruel vileza en lo más profundo del resentimiento que debió quedar aparcado con la muerte del dictador. Dos Españas que han revivido, de su mano y de manera subvencionada, la época más cafre de nuestra historia en la que nuestros abuelos se mataban por unas ideas que, por trasnochadas y rancias, deberían haber quedado muy lejos en nuestra memoria colectiva y que no deberían de enfrentarnos en pleno siglo XXI.

Nos deja un legado político infame. Un PSOE debilitado lleno de trepas insidiosos cuya arma política es el mensaje del miedo y que apelan a los sentimientos más bajos salidos del hígado más sangrante, para medrar en su carrera política. Un grupo de necios, mentecatos e incompetentes mezquinos, cuyo interés personal siempre está por encima de los intereses del pueblo al que deben de servir.

Un PSOE destruido en sus cimientos. Un PSOE aborregado en su base y que ha perdido el sentido práctico del buen gobierno. Un PSOE en manos de aquellos que lo han hundido con su mala praxis. Un PSOE falto de ideas de gobierno pero con un inmoral sentimiento doctrinal extremo. Un PSOE enfrentado y lleno de "mimitos" afilados como dagas. Nos deja un PSOE en el que sus votantes y simpatizantes, a pesar de la humillación del 20N, no son capaces de ver la viga en su propio ojo y se fijan más en la paja del ojo ajeno.


Za patero deja un PSOE muerto por sus propia mano.


Nos deja una sociedad en la que los proetarras están en las instituciones. Una sociedad rendida a los pies del terrorismo como arma electoral; en la que los verdugos son simples víctimas y las víctimas son nada. Una sociedad en la que los "demócratas" comparten mesa y mantel con los asesinos de la Patria e igualan el estatus de víctimas y asesinos.


Nos lega una España en la que aquellos que se dicen a sí mismos antifascistas, no toleran con que algunos podamos pensar en que una España mejor es posible y que nos quieren imponer, a fuerza de ocupaciones, adoctrinamiento y laicismo, una idea de modelo de estado que, a muchos, no nos gusta.

Nos deja un período de agitación social de indignación extrema (izquierda), canalizada por ellos mismos hacia la derrota del rival político. El tejemaneje y la improvisación como forma de gobierno y un cierto halo de suciedad en el desempeño de sus cargos, ha degenerado en una incomprensible ola de necia ignorancia teledirigida en la que, hasta los que preveíamos inteligentes, han caido. Hasta los más listos pueden ser tontos útiles al servicio de las ideas más trasnochadas.



Nos lega una España en la que la gente pide una nueva forma de "democracia" y sale a la calle a luchar por ella cuando le han visto las orejas al lobo del desastre legislativo del gobernante de turno, al que no pueden echar la culpa del desastre por afinidad ideológica.

Nos deja una España puesta a los pies de los caballos europeos. Una España en la que los brotes verdes, ni eran brotes, ni mucho menos verdes. Una España al que se llama fascista a quien la ama. Una España en la que el que avisa de la adversidad es un antipatriota y en la que el término facha se utiliza con inusitada facilidad para descalificar todo aquello que no está bajo las alas de la izquierda más rancia desde la época de Largo Caballero.

Una democracia, posiblemente imperfecta, por la que nuestros padres lucharon con denuedo para que todos fuesemos iguales sin redes sociales ni wikipedia.

Una democracia por la que muchos de nuestros antepasados derramaron su sangre, debe de ser una democracia a la que respetar.

Esta es la infamia del legado de un incompetente

miércoles, 16 de noviembre de 2011

La tontuna de la igualdad lingüistica



O CÓMO SE HAN GASTADO LOS SOCIALISTAS NUESTRO DINERO EN GILIPOLLECES 




Yo no soy víctima de la LOGSE. Tengo 40 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política. En párvulos (así se llamaba entonces lo que hoy es "educación infantil", mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de "araña", la E de "elefante", la I de "iglesia" la O de "ojo" y la U de "uña". Luego, cuando eras un poco más mayor, llegaba "El Parvulito", un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. Eso sí, en el Parvulito, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.


En Primaria estudiábamos Lengua Española, Matemáticas (las llamábamos "tracas" o "matracas") Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Plástica (dibujo y trabajos manuales), Religión  y Educación Física. En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de "b en vez de v" o cinco faltas de acentos, te suspendían.

En Bachiller, estudié Historia de España, Latín, Literatura y Filosofía. 
Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las "Coplas a la Muerte de su Padre" de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda... 

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura. 
Y... vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es "atacante"; el de salir es "saliente"; el de cantar es "cantante" y el de existir, "existente". ¿Cuál es el del verbo ser? Es "ente", que significa "el que tiene entidad", en definitiva "el que es". Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación "-nte".

Así, al que preside, se le llama "presidente" y nunca "presidenta", independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice "capilla ardiente", no "ardienta"; se dice "estudiante", no "estudianta"; se dice "independiente" y no "independienta"; "paciente", no “pacienta"; "dirigente", no dirigenta"; "residente", no "residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son "periodistos"), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española ? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).
No me gustan las cadenas de correos electrónicos (suelo eliminarlas) pero, por una vez, os propongo que paséis el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no "ignorantas semovientas", aunque ocupen carteras ministeriales).



Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el fisioterapeuto,el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto! Y... 

 ¡¡¡¡EL SOCIALISTO!!!!




jueves, 10 de noviembre de 2011

El modelo socialista

Esta es la realidad de la vida en un estado socialista. 




La realidad del modelo de estado que la izquierda quiere para nosotros. La realidad del modelo que la izquierda abertzale quiere para Euskadi. La realidad del estado de bienestar que los perroflautas del 15M y los antisistema quieren para nuestros hijos.









Este es el resultado práctico y moderno de las políticas intervencionistas del comunismo y el socialismo:



El auténtico fin del socialismo es el empobrecimiento, la ignorancia y el aborregamiento de la población para su represión y sometimiento.

¿De verdad esto es lo que quieres para tus hijos?



El fracaso del socialismo

Un reconocido profesor de economía de la Universidad norteamericana de Texas Tech alegó que él nunca había suspendido a uno de sus estudiantes pero que, en una ocasión, tuvo que suspender a la clase entera.
Cuenta que esa clase le insistió que el socialismo sí funcionaba, que en éste sistema no existían ni pobres ni ricos, sino una total igualdad.
El profesor les propuso a sus alumnos hacer un experimento en clase sobre el socialismo: Todas las notas iban a ser promediadas y a todos los estudiantes se les asignaría la misma nota de forma que nadie sería suspendido y nadie sacaría un sobresaliente.

Después del primer examen, las notas fueron promediadas y todos los estudiantes sacaron Notable. Los estudiantes que se habían preparado muy bien estaban molestos y los estudiantes que estudiaron poco estaban contentos. Pero, cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que estudiaron poco estudiaron aún menos, y los estudiantes que habían estudiado duro decidieron no trabajar tan duro ya que no iban a lograr obtener un sobresaliente; y, así, también estudiaron menos. ¡El promedio del segundo examen fue Suficiente!
Nadie estuvo contento. 
Parásitos sociales subvencionados
Pero cuando se llevó a cabo el tercer examen, toda la clase sacó insuficiente:
 ¡suspensos a todos!

Las notas nunca mejoraron. Los estudiantes empezaron a pelear entre si, culpándose los unos a los otros por las malas notas hasta llegar a insultos  y resentimientos, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiara otro que no lo hacía.


Para el asombro de toda la clase, ¡Todos perdieron el año! Y el profesor les  preguntó si ahora entendían la razón del gran fracaso del socialismo.
Es sencillo; simplemente se debe a que el ser humano está dispuesto a sacrificarse trabajando duro cuando la recompensa es atractiva y justifica el esfuerzo; pero cuando el gobierno quita ese incentivo, nadie va a hacer el sacrificio necesario para lograr la excelencia.
 
Finalmente, el fracaso será general.